Inicio » Artículos » Bioseguridad en el trabajo

Bioseguridad en el trabajo

En los primeros meses del año 2020, a raíz de la crisis mundial que vivimos, muchas empresas optaron por la modalidad de trabajo virtual, con el fin de salvaguardar la salud y seguridad de todos sus colaboradores. En un inicio, se creía que estas medidas serían temporales, sin embargo al día de hoy se ha convertido en “la nueva normalidad”.

Desde este día cambió radicalmente el funcionamiento de las instituciones, desde sus actividades comerciales, procesos de producción hasta la modalidad laboral de los colaboradores. Así lo demuestra un estudio realizado por la Universidad del Rosario de Colombia y Cifras y Conceptos, en donde se afirma que el 55% de las personas en la actualidad, prefieren trabajar en un modelo flexible, en donde la virtualidad no termine.

Gracias a medidas como la vacunación, las empresas se encuentran planeando el regreso seguro de todos sus colaboradores a la presencialidad, de la mano de medidas estrictas de bioseguridad.

¿Medidas de bioseguridad? Así es, en estos tiempos, el término bioseguridad es una de las palabras que más escuchamos.

Comencemos por definir ¿Qué es la bioseguridad?

La bioseguridad, según la OMS, es el conjunto de normas y protocolos que tienen como objetivo proteger la salud y promover la seguridad de las personas que se encuentran expuestas a riesgos biológicos, químicos y físicos en el lugar de trabajo.

¿Por qué es importante la bioseguridad en el trabajo?

En el lugar de trabajo, existe una gran probabilidad de que surja un riesgo ocupacional.

¿Qué es un riesgo ocupacional?

Un riesgo ocupacional, es una situación que ocurre en un espacio laboral, que es generado por una acción o tarea de trabajo de un colaborador, que puede atentar contra su salud o seguridad. 

Para mitigar y prevenir dicho riesgo, es importante que las instituciones establezcan normas de bioseguridad con el fin de garantizar un ambiente óptimo y determinar la forma más segura de llevar a cabo las funciones de trabajo, sin poner en riesgo la integridad del colaborador.

Una de las formas más sencillas de prevenirlo, es manteniendo limpios los espacios de trabajo de los colaboradores, logrando que las bacterias no se multipliquen en el ambiente y protegiendo nuestro entorno y nuestra salud. 

Medidas de bioseguridad en el trabajo

Las empresas, negocios o instituciones, deben conocer a profundidad las posibles causas que puede ocasionar un riesgo ocupacional, con el objetivo de aplicar e implementar medidas de bioseguridad con procedimientos previamente planificados y estandarizados, minimizando el riesgo de un accidente o un contagio masivo, generando mejores espacios en el ámbito laboral. 

También es importante que capacites a tus colaboradores y fomentes el autocuidado, lo que ayudará a mejorar los resultados de cumplimiento de las medidas de bioseguridad de tu institución.

A continuación te presentamos 3 medidas fundamentales que debemos llevar a cabo en tu institución a la hora de retomar el trabajo presencial:

1. Lavado de manos

Una de las medidas más efectivas para la prevención de la propagación de gérmenes, virus y bacterias es lavarse las manos frecuentemente con agua, jabón y culminar este proceso con toallas de papel desechables para un correcto secado. 

Mantener las manos limpias es fundamental a la hora de protegernos de enfermedades. Es importante tener en cuenta que al encontrarnos en ambientes externos nos exponemos a una gran cantidad de microorganismos nocivos ya que estamos en constante contacto con superficies contaminadas que pueden ocasionar enfermedades.

Los virus se transmiten cuando los microorganismos nocivos ingresan a nuestro cuerpo a través de las mucosas presentes en nuestros ojos, nariz o garganta. Generalmente, esto sucede a través de las manos, ya que tocamos personas o superficies contaminadas y luego llevamos nuestras manos a estas áreas de nuestro cuerpo.

Por otro lado, es muy importante tener en cuenta el último paso del correcto lavado de manos: secarlas. Y para esto resulta fundamental hacerlo con toallas de papel desechable, pues es la forma más segura y efectiva para evitar la propagación de microorganismos nocivos y enfermedades dentro de las organizaciones.

Entonces, ¿cuál es la forma más efectiva para protegernos de enfermedades virales?

Lavarnos las manos con frecuencia.

Conoce el paso a paso para lavarse correctamente las manos. 

2. Desinfección de superficies.

Limpiar y desinfectar las superficies de tu institución es muy importante, ¿Sabes por qué? Al desinfectar, podrás mantener bajo control las fuentes de contaminación en tu empresa, aumentarás la confianza de colaboradores y consumidores y evitarás riesgos por contaminación cruzada en áreas de manipulación y consumo de alimentos.

Conoce la mejor forma de realizar una limpieza y desinfección de superficies ¡Sigue los siguientes pasos!

Paso 1: Comienza eliminando el exceso de residuos utilizando un limpión semi-desechable, antes de realizar el lavado, esta acción, te permitirá reducir el consumo de detergente y agua en el proceso.

Paso 2: Limpia la superficie con agua y detergente, usando de igual forma el paño semi-desechable, con el fin de remover la suciedad y las bacterias.

Paso 3: Enjuaga perfectamente la superficie y el paño semi-desechable con agua, cerciorándote de retirar todo el detergente utilizado de la superficie.

Paso 4: Finalmente, desinfecta la superficie limpia, con agentes químicos especializados que reduzcan el riesgo de propagación de bacterias y gérmenes.

3. Uso de tapabocas

Según la OMS, el uso del tapabocas es una práctica fundamental que previene el contagio de enfermedades como por ejemplo, la ocasionada por el SARS-CoV2, este medida de bioseguridad, debe ser de carácter obligatorio, incluso si nuestro colaborador se encuentra en buenas condiciones de salud.

Te recomendamos disponer en tu compañía de material educativo con los siguientes consejos, avalados por la OMS, para el correcto uso del tapabocas.

  1. Lava tus manos, antes de manipular el tapabocas.
  2. Cerciórate de que el tapabocas se encuentre en perfectas condiciones.
  3. Al retirarte el tapabocas, guárdalo en una bolsa limpia.
  4. No utilices tapabocas con válvulas.

El correcto uso del tapabocas hace parte fundamental de los buenos hábitos de higiene en las instituciones y espacios públicos, por lo que debemos prestarle especial atención en nuestro día a día. 

Las medidas de bioseguridad son fundamentales en el proceso de reactivación económica de tu institución. Recuerda que: ¡El bienestar de nuestros colaboradores debe ser prioridad!

Te recomendamos